Inicio

Seguramente conozcas ya EsCalzoncillos.es, la web sobre ropa interior masculina que te trae los mejores precios en todo tipo de calzoncillos para hombre. Llevamos ya trabajando desde 2014 (parece que fuese ayer) recomendando lo que nos gusta ponernos para nosotros y nuestras parejas. Aquí vas a encontrar solo las mejores marcas de moda íntima, pero siempre tratando de encontrar las ofertas y descuentos más destacados.

Tipos de calzoncillo

Si eres uno de esos que sólo se pone un tipo de calzoncillo y no quieres saber nada de las demás aquí encontrarás los mejores modelos filtrados por marca de cada uno de los tipos:

Marcas disponibles

A continuación puedes navegar a las diferentes marcas de ropa que tenemos en catálogo:

Qué son los calzoncillos y tipos

Cuando hablamos de calzoncillos, estamos hablando de la ropa interior que usamos los hombres. Principalmente lo usamos para proteger nuestras partes más íntimas, del roce que sufriríamos de no llevarlos con las capas de ropas más exteriores, que por norma general suele ser más áspera. Es una prenda que como mínimo nos cubre desde la cintura hasta la ingle. Según sea la longitud de las perneras podemos determinar los tipos de calzoncillos que hay y sus diferentes formas. Pero eso va a ser un poquito más adelante, ya que ahora vamos a meternos un poco en su historia, que sin duda se remonta a muy atrás. 

No es fácil determinar de manera exacta en qué momento los hombres empiezan a utilizar los calzoncillos. Pero Ötzi el hombre de hielo, que vivió hace unos 5300 años, cuando su cuerpo momificado se encontró por 1991 en Los Alpes, le encontraron con una especie de calzón hecho con una tosca piel de cabra. Las primeras muestras contundentes sobre el uso de dicha ropa interior se encuentran en el Antiguo Egipto. 

Es en 1922 cuando se descubre la tumba de Tutankamón, entre su menaje funerario se encontró un pañal de lino que podría ser el antecesor de los calzoncillos tan y como los conocemos hoy. Según el prestigioso antropólogo e historiador Tim Labert, la sociedad egipcia pensaba del varón como un ser superior a la mujer, y por ello el uso de ropa interior era un atributo especialmente concebido para el hombre. 

En el caso de la mujer, para ellos no merecían tanto atributo y por ello no llevaban nada debajo de sus vestidos, a excepción de las concubinas o las prostitutas de clase más alta, que sí que podían disponer de unas prendas de ropa interior primarias.  

Sin embargo, en la Antigua Grecia, los hombres marcando diferencia con los varones egipcios, se deshicieron de lo que hasta el momento se entendía como ropa interior. Según Labert, en esta época primaba el culto al cuerpo masculino, y, por tanto, se fomentaba la desnudez del cuerpo. 

La ropa interior, quedó como ropajes simbólicos atribuidos a grandes héroes, como por ejemplo Aquiles, que, en el relato de Homero, narra que lleva una especie de suspensorio (nos creemos que hemos inventado algo) como protector genital para los combates.  

Es en el Imperio Romano donde se hace cotidiano el uso de la ropa interior pensando en cuidar y preservar su higiene personal.  

En el caso de los hombres, debajo de las túnicas que portaban, llevaban una segunda prenda de corte largo que se le da el nombre de subucula, que era una especie de lo que conocemos en la actualidad por camiseta. Esta, estaba hecha en lino, y también se normaliza el uso del subligaculum que era una especie de pañal para hombres que tapaba la zona genital, y que son los gladiadores quienes más popular hicieron esta prenda, luciéndose en la arena del circo. 

Pero con la Edad Media, llegó el recato. Pasan de ensalzar y lucir sus cuerpos, gracias a La Iglesia pensaba que el cuerpo humano debía de ser ocultado ya que podía ser algo altamente pecaminoso, y las prendas romanas, pasaron a ser sustituidas por camisones sueltos, de cuerpo entero. Tanto en el caso de las mujeres, que habían encontrado en la ropa interior también una herramienta sexual, como en el de los hombres. Si que es cierto, que los hombres en la Edad Media, de utilizar camisolas amplias que cubrían sus intimidades, fueron permitiéndose el lujo de usar una prenda cada vez más ajustada que cubriera sus partes nobles, hasta llegar al culote. Que, como curiosidad, y después de muchos años ha pasado a ser una prenda íntima femenina. 

Con la llegada de La Revolución Francesa, lo que más cambia es la ropa interior femenina, que apuestan por el uso del corsé como prenda de distinción entre la alta clase. Y en el caso de las campesinas, las Autoridades llegaron al punto de prohibirlo. Poco a poco con el tiempo, estas medidas dejaron de ser efectivas ya que su uso fue ganando adeptas sin parar. Pero, y ¿qué pasó con la ropa interior de los hombres en esa época? Pues si las mujeres conocieron los placeres de la seda, los hombres se esclavizan a la lana. En esta época es el doctor Gustav Jaeger, hablaba y fomentaba el uso de la lana porosa y áspera en contacto con la piel, ya que dejaba “respirar” al cuerpo con lo que era de un gran beneficio para la salud. En Inglaterra tuvo adeptos tan distinguidos como Oscar Wilde, y durante más de veinte años dominó el sector la confección de la ropa interior para hombres. 

Fue en el siglo XX cuando evolucionó y comenzó, por fin a ser cómoda, tanto en el caso de la ropa interior femenina como la masculina. Son dos bailarinas de tan importante calado, como Isadora Duncan e Irene Castle las pioneras en dejar de lado los corpiños y empezar a fomentar el uso de prendas íntimas más ligeras, y de un corte más deportivo. Y como es lógico, la ropa interior masculina también sufre una evolución a compás de los acontecimientos históricos de la época. Los calzones largos que en ese momento se llevaban casi hasta la rodilla como forma más habitual desde los inicios de dicho siglo, se acortan desde la gran crisis sufrida en 1929, cuando la pobreza obliga a fabricar prendas mucho más escuetas, para por supuesto, ser más baratas. Todo esto provocó la creación del primer slip en 1934. 

Es en la Segunda Guerra Mundial por la escasez de algunos materiales que se comienza a utilizar materiales menos naturales y más sintéticos, apostando por tejidos como lycra o látex.  

Aunque siendo sinceros, debemos de reconocer que es la ropa femenina la que más cambios va a sufrir desde los inicios de la historia. 

Ahora vamos a pasar a hablar de los tipos de calzoncillos que hay: 

1- Bóxer clásico: Este tipo es parecido a un pantalón corto como el que utilizan los boxeadores, que de ahí viene su nombre. Los boxers son más clásicos que el slip. La gran mayoría de los boxers tienen una bragueta, que no deja de ser la apertura que permite sacar el pene sin tener que desprenderse de toda la ropa. Son los fabricantes de ropa quienes eligen el método para cerrar la bragueta, ya sea con broches, botones, velcro… Sin embargo, este tipo de calzoncillo en muchas ocasiones, tiene un diseño que no necesita cierre, ya que la misma tela se solapa lo suficiente como para permanecer cerrada salvo cuando se necesite, como, por ejemplo, cuando necesitamos orinar. 

2- Slip: El calzoncillo tipo slip es mucho más ajustado, sin perneras, y reteniendo nuestras partes más íntimas en una posición más fija y colocada que en otro tipo de calzoncillos. Esto suele ser la primera virtud a la hora de ser elegidos para hacer deporte, o también para los que quieren un soporte mucho mayor que los bóxers. 

3- Bóxer Ajustado: En este caso, es una prenda similar a la del bóxer clásico, solo que mucho más ajustado. Tienen la capacidad de amoldarse al cuerpo para una comodidad aún mayor. Alguno de ellos, tienen un largo corte central que hace de bragueta. Dentro de este tipo de calzoncillos, los hay con perneras largas y otros con perneras más cortas, que son conocidos como mini bóxers. 

4- Suspensorio: Esta prenda está diseñada para proteger los testículos durante una actividad deportiva o vigorosa. El más típico es el que lleva una banda elástica en la cintura con una bolsa de soporte para los genitales. Algunos modelos están diseñados para que se puedan incorporar sistemas de protección como las coquillas. También podemos encontrar otros modelos con dos tiras, que van desde la base de la bolsa hacia ambos lados. 

5- Calzoncillo Largo: Este tipo de ropa interior es el primo lejano de las antiguas calzas, va desde la cintura hasta los tobillos, ajustándose por completo a la pierna. La tela en este caso suele ser de franela, algodón, o mezcla de algodón y poliéster. Se usan para combatir el frío, por eso los hay los llamados como “térmicos” que poseen dos capas para dar una mayor temperatura.    

6. Tanga: Aunque sigue siendo más usado por mujeres el tanga va ganando adeptos. Por ejemplo, en el caso de los hombres estadounidenses un 20% reconocen utilizarlos y un 4% dicen que los prefieren a cualquier otro calzoncillo. El principal motivo de su uso, es porque en el caso de utilizar ropa ajustada, el tanga permite que no exista ninguna marca de la ropa interior. 

Si bien es cierto, que dependiendo de la zona o país donde vivamos, pueden recibir muchos nombres, como pueden ser el bombacho, calzón o trusa.  

Debemos de señalar, que, aunque hay mucha gente que defiende no usar ropa interior, hay muchos motivos para su uso. Está claro que no usar ropa interior te hace estar más fresco y sentirse más libre, pero también es cierto que, si prescindimos de esta ropa, podemos estar más expuestos a sufrir rozaduras.  

El uso de la tela de los jeans o de los diferentes pantalones que solemos usar, como norma va a ser más áspera y puede generar roces a nuestras partes más íntimas. Incluso con el roce de nuestros propios muslos al andar puede ser más que suficiente para generarnos alguna rozadura si no hay ropa interior de por medio. 

Es cierto que se ha demostrado que hay ropa interior que puede fomentar el almacenamiento de humedad y por tanto provocar infecciones, pero si no se utiliza también hay más posibilidad de coger hongos por no hablar de fomentar la suciedad ya que está expuesto directamente a más contaminantes. 

En el caso de deportistas, recomendamos que la ropa interior sea de algodón, ya que además de dar un extra de comodidad absorbe el sudor. Como es lógico, después de realizar cualquier deporte, hay que cambiar dicha ropa y echarla a lavar para eliminar cualquier posibilidad de que las bacterias proliferen por el calzoncillo.  

Otro motivo para que utilicemos ropa interior, es salvaguardar la integridad de los genitales. Si eres hombre, nos entenderás cuando decimos que pellizcarte los testículos al subirte la bragueta, no es plato de gusto, y si utilizas calzoncillo vas a evitar esto, ya que precisamente lo que va a hacer es proteger tu zona genital.  

Y aunque, no se hable mucho de ello, es de vital importancia el uso de los calzoncillos, para los hombres que sufren incontinencia. Ya que el calzoncillo previene que se moje el pantalón. 

Como curiosidad, podemos añadir que los calzoncillos más consumidos siguen siendo los de color blanco y negro. Y que un alto porcentaje de los hombres, los preferimos de algodón por lo bien que ajusta, dando así una mayor comodidad.  

Está claro, que, si estás buscando un calzoncillo para ti, en la actualidad tienes una gran variedad de modelos, con diferentes colores, tejidos y cortes. En este sitio vamos a enseñarte todo lo que necesitas para encontrar el que mejor se adapte a ti y a tus gustos.