Fruit of the loom

Fruit of the loom, marca que cuenta con 160 años de historia a sus espaldas, fue creada en 1851 por dos hermanos estadounidenses y desde entonces no ha parado de producir su marca. Si que es cierto que ha tenido altibajos, pero sigue siendo una empresa al pie del cañón. En 1971 registraron la marca con un logo con frutas inspirado en el dibujo de una niña, hija de un amigo de los creadores.  

Toda persona que vivió los 90 y no llevaba alguna prenda de la marca, era no estar al tanto de la moda. Sin duda fue una marca generacional, capaz de crear vínculos entre consumidores y la firma y capaz de crear emociones. 

Actualmente trabaja en dos líneas: por un lado, la propia marca que vende en diferentes puntos de ventas y en su web y por otro, el muy demandado mercado promocional, prendas de algodón que pueden ser grabadas a gusto del comprador. Negocio que sigue teniendo mucho peso aún hoy. 

Aunque en algunos años no ha gozado de la misma popularidad que gozó en los años 90, Fruit of the Loom está tratando de hacerse con los consumidores más jóvenes apostando por una moda urbana y lanzando unas líneas de diseños muy renovadas. Sin duda para los más nostálgicos, la marca parece que vuelve a hacerse más presente. Entre las colecciones nunca falta la ropa interior, que, apostando por líneas clásicas y colores más básicos, se puede encontrar calzoncillos de corte slip o bóxers. La firma siempre apuesta por algodón de una altísima calidad, normalmente de procedencia americana, que sin duda son garantía de comodidad y de que la prenda no se deteriore con los usos tan rápido como podría esperarse de esta prenda. Si que es cierto que en este caso los colores suelen ser más neutrales, siendo perfectos para las personas que eligen un outfit más clásico.