Levis

Levi Strauss, inmigrante judío, aunque procedente de Baviera, abrió en San Francisco una pequeña mercería aprovechando el furor de la fiebre del Oro allá por 1852. Poco después se da cuenta de que lo que necesita su clientela, son prendas mucho más resistentes para poder trabajar con ellos, ya que en su tienda se empezó a producir un tipo de vaquero de algodón, pero con el problema de que al meter las herramientas la tela se rompía. Es por esto que, junto a Jacob Davis, creó el primer pantalón vaquero, dando origen al primer “blue jean” con una producción en serie de la historia.  

Lo que comenzó como ropa para obreros, pasó a ser una prenda icónica de modernidad. Pasando de ser ropa para vaqueros o mineros, a formar parte del ropero de cualquier tipo de profesional, siendo una de las prendas más versátiles para incorporar en nuestro día a día. Es de resaltar que en 1950 los vaqueros fueron prohibidos en algunas escuelas, por estar vinculados a “delincuentes juveniles” tanto en cine como en televisión, llegando a que directores de colegios lo prohibieran por si esta prenda alentaba a los estudiantes a ser más rebeldes.  

Sin duda, es una marca que ha marcado un antes y un después en la moda vaquera, y que sigue evolucionando, incluyendo en sus colecciones otros tejidos más allá del vaquero y hasta el día de hoy han ido incorporando nuevas prendas y todo tipo de accesorios. Desde zapatos a calcetines, pasando por la muy demandada ropa interior.  

En lo que ha ropa interior se refiere, la marca que siempre apuesta por un logo muy visible en la cinturilla, confecciona en algodón transpirable de primera calidad con un pequeño porcentaje de elástico, para que no reste movilidad a sus fieles adeptos y con cortes y costuras ultrasuaves, le hacen de una marca muy demandada por los más clásicos como para gente joven, ya que además de las cualidades anteriores también tienen unos tejidos con estampados de lo más sobrios a los de más rabiosa tendencia.