Pierre Cardín

Pierre Cardín, fue un diseñador de moda de origen italiano, aunque por problemas económicos se trasladó a París. Y aunque estudió arquitectura, trabajó con personajes tan relevantes como Elsa Schiaparelli, jefe del atelier de Dior en 1947. Tras el intento fallido de fichar por Balenciaga, cuando decidió allá por 1950, decide fundar su propia marca. Y no es hasta 1953 cuando Cardín se inicia en la alta costura. 

Pierre comienza a ser conocido por su estilo vanguardista, y en la década de los 60 gana aún más relevancia por diseños futuristas inspirados en la era espacial. Fue precursor de la primera moda unisex. Fue el primer diseñador que exportó su marca a Japón, un nuevo mercado por descubrir en 1959. En este año, le expulsan de la Chambre Syndicale por lanzar una colección pret-a-porter, para unos grandes almacenes, ya que lo veían inapropiado por ser el primer costurero, aunque fue readmitido pronto.  

La firma Cardín fue de las primeras en lanzar complementos o perfumería e incluso firmó un contrato con American Motors, diseñando el interior de sus automóviles. Con el paso de las décadas, fue invirtiendo tanto en restaurantes, hasta en una cadena de hoteles, o incluso una gama de alimentos, con el nombre de Maxim ‘s igual que la cadena de hoteles o los restaurantes.  

Vanguardista y arriesgado, y con la idea de poder dar solución a cualquier necesidad de un potencial usuario, también lanzó y lanzó colecciones de ropa interior. Calzoncillos de corte bóxer o slip, son los que vamos a encontrar de la marca, desde colores más clásicos para los outfits más sobrios, o de colores rabiosos para un estilismo más arriesgado. A diferencias de otras firmas tienen variedad de tallas y con composiciones de algodón con algo de elastano, para dar libertad de movimiento y confort.