Quiksilver

Quiksilver nace en 1970 cuando dos amigos surfistas se proponen quedarse a vivir en Torquay A +, Australia y practicar surf.  

Green uno de los fundadores producía trajes de baño con la ayuda económica de su padre, un año antes de crear con John la conocida marca. Ellos comenzaron revolucionando los trajes para surfistas, con cierres de velcro y con tejidos que permitían un secado súper rápido. Una vez comprobado que habían conseguido un buen producto, unos de los mejores surfistas de la época, Hakman, lo quiso comercializar por el mercado norteamericano. Y poco a poco fueron creciendo de forma que pronto estaban también en el viejo continente, Europa. Años más tarde, se creó la marca Roxy, la versión femenina de Quiksilver. 

A fecha de hoy, la marca es de las más importantes del mundo deportivo. No solo creaba una impresionante ropa de surf, skate o snowboard, sino que se adentra en el mundo de la moda urbana, gafas de sol o cualquier tipo de accesorios. Quiksilver nace del agua y es por eso que tiene un gran compromiso en la defensa de los mares y la naturaleza. Es por eso que también cuida mucho tanto los procesos de elaboración de todos sus productos, así como los tejidos que componen sus ropas. 

En el apartado de ropa interior, para la marca lo más importante es la comodidad, cuando se trata de prendas tan delicadas como es un calzoncillo. Por ello siempre cuentan con materiales de una muy alta calidad. Cuentan con expertos técnicos y diseñadores especializados para satisfacer todo tipo de estándares internacionales. Para Quiksilver el usuario merece lo mejor, y un detalle tan importante como la ropa interior, no se puede descuidar. Cuentan con muchos tipos de calzoncillos, desde bóxers o slips, de diferentes tejidos y estampados de forma que todo aquel que quiera pueda encontrar el calzoncillo que mejor se ajuste a sus gustos.